EL LASTRE DEL “LOQUERO” Y LA PREVENCIÓN

  • 0

EL LASTRE DEL “LOQUERO” Y LA PREVENCIÓN

Tags : 

Incluso los amigos más allegados a mí me llaman de vez en cuando “loquero”. El estigma que ha caracterizado al psicólogo y que le ha hecho arrastrar una etiqueta convertida en tabú a través de décadas de un mal empleo de la palabra, ha tenido y tiene efectos muy perjudiciales para los propios pacientes.

Siempre me ha llamado la atención la diferenciación tan radical entre Psicología y psicólogo. La primera como ciencia está bien vista, relacionada con una buena salud mental, concepto al que se le ortorga gran relevancia en la vida global de una persona. Sin embargo, el psicólogo está visto como un curador de locos, una especie de chamán que emplea la palabra –aunque cada vez se añaden más herramientas como el biofeedback, la respiración controlada, el uso de imágenes- para conseguir una especie de curación milagrosa.

Desglosemos brevemente dos de los errores, sesgos y estereotipos que acompañan al psicólogo y que repercuten en la imagen que se tiene de su profesión.

El psicólogo trata locos. La afirmación más dura y errónea de todas las que se escuchan de manera cotidiana. La locura como definición más sencilla es la privación del uso de la razón y el buen juicio. En la actualidad se suele utilizar para los casos más graves del trastorno esquizofrénico y de algunos pacientes que padecen trastorno bipolar. Lo que yo me he encontrado en un 99% de las ocasiones son pacientes con un funcionamiento desadaptativo, con una dificultad para el afrontamiento de las demandas de su entorno. Los problemas de orden neurótico tales como la ansiedad en todas sus variantes o la depresión, no entran dentro de esa definición general de locura. El psicólogo no trata locos, sino personas con un comportamiento disfuncional que necesitan ayuda para lograr una buena salud mental y una correcta interacción con su entorno.

No creo en el psicólogo. Partiendo de la base de que puedo llegar a entender el escepticismo debido al gran número de orientaciones y a la importantísima parte personal y subjetiva que influye en la terapia, quiero recordar que la psicología es una ciencia. La experimentación es exhaustiva y muy controlada, y los efectos de las técnicas han sido comprobados con éxito en multitud de ocasiones. Ésta es una cuestión de gran relevancia, pues el modo de afrontamiento de las consultas por parte del paciente marca en gran medida la efectividad de la terapia. Si la actitud es de rechazo hacia el psicólogo y su labor, los efectos de la dinámica y las técnicas se verán disminuidos considerablemente. La psicología es una CIENCIA de la salud, demostrada y demostrable, con leyes y fundamentos teórico-prácticos.

Son dos de las frases más repetidas entre la población, lo que hace más complicado para la persona recurrir a un especialista para pedir ayuda. Es como si a un peso muerto le ayudaras a hundirse colocándole dos bolas de plomo en los tobillos. Sin duda abogo por la normalización del psicólogo y el respeto de una profesión tan antigua que no estaba ni etiquetada hasta hace un par de siglos.

Ahora bien, unamos estos problemas y tabús a algo mucho más acuciante: la necesidad de una psicología preventiva. La gran mayoría de las ciencias, especialmente las relacionadas con la salud física, se plantean tanto desde una perspectiva preventiva como una paliativa. Las mujeres acuden al ginecólogo y se hacen la prueba de mamografía una vez al año, para controlar la posibilidad de ocurrencia de un tumor. Revisiones dentales son muy recomendables cada cierto tiempo, para comprobar si hay infecciones, caries o simplemente para realizar una limpieza y blanqueamiento. Debemos realizarnos analíticas de sangre de manera regular, para mantener un control de todas las variables que puedan arrojar luz de algún problema en el organismo.

Todo eso es perfecto, recomendable y bien visto. ¿Acaso la salud mental es menos importante? Recordemos que no sólo los problemas psicológicos afectan a la vida social, emocional y cognitiva de la persona, sino que repercuten en la disminución de la resistencia del sistema inmunológico del individuo. Para ser claros con un ejemplo: a más estrés, más posibilidades de contraer una enfermedad. Por eso son tan importantes las herramientas para poder gestionar situaciones estresantes, para afrontar problemas cotidianos que parecen sobrepasar nuestros recursos, para hacer que nuestro día a día sea más funcional y nos aporte una salud mental óptima.

¿Acaso no acudimos al especialista si notamos un pequeño dolor, un pinchazo en una pierna, una diarrea abundante? Y yo me pregunto, ¿no sería lógico acudir a un psicólogo alguna vez si llevamos una temporada sobrepasados, si nuestro trabajo nos exige más de lo que podemos soportar, si nos cuesta levantarnos de la cama desde hace tiempo o si sufro algunos síntomas de ansiedad al conducir?

A mi consulta acceden pacientes de todo tipo y con toda clase de problemáticas. Pero en lo que suelen coincidir es en el enorme tiempo que llevan acarreando esos problemas. “Me pasa desde hace 5 años”, “Lo sufro desde hace 15 años” o “no recuerdo cuándo empecé a estar mal” son frases demasiado comunes.

Comparémoslo con una enfermedad terminal. Un cáncer detectado con tiempo aumenta exponencialmente la posibilidad de recuperación. Cuanto antes se detecte mejor para la persona porque podrá ser curado con una mejor previsión y una duración de tratamiento sensiblemente menor. En los problemas psicológicos, cuanto más tiempo se demore en acudir a un especialista, más complejo será el tratamiento y requerirá mucho más esfuerzo por parte del paciente y del terapeuta. Las pautas disfuncionales y desadaptativas que perjudican nuestro desempeño diario se anclan con fuerza en los repertorios básicos de conducta de cada persona, modificando los esquemas cognitivos y consolidando comportamientos que hacen que la persona se encuentre cada vez peor.

Llevo luchando para conseguir una psicología preventiva en los institutos y colegios, ya sea en forma de talleres o de asignatura. Pero no me refiero a conocer la Historia de la Psicología, sino a enseñar las técnicas y herramientas que aumenten los recursos de la persona ante las demandas cada vez más exigentes del medio. Creo que se reduciría de manera notoria el malestar que sufrimos en varias etapas de nuestra vida y se podría conocer los límites de nuestro cerebro, buscando una ayuda tan necesaria para la salud personal como la que pueda ofrecer un médico.

The following two tabs change content below.
Rubén Mosquera

Rubén Mosquera

Psicólogo licenciado por la Universidad Autónoma de Madrid. Colegiado número 3013CL por el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León. Máster en Terapia de Conducta en la UNED y Especialista en Neuropsicología. Orientación cognitivo-conductual, con conocimientos de Terapia de Aceptación y Compromiso y Mindfullness, de Psicoanálisis y de Terapia Humanista.
Rubén Mosquera

Últimas entradas deRubén Mosquera (ver todo)


Sobre el Autor

Rubén Mosquera

Rubén Mosquera

Psicólogo licenciado por la Universidad Autónoma de Madrid. Colegiado número 3013CL por el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León. Máster en Terapia de Conducta en la UNED y Especialista en Neuropsicología. Orientación cognitivo-conductual, con conocimientos de Terapia de Aceptación y Compromiso y Mindfullness, de Psicoanálisis y de Terapia Humanista.

Escribe un comentario

www.000webhost.com